los siniestros energúmenos desataron a los animales